stl

Español

La fundación para dotaciones de la Arquidiócesis de Detroit

Queridas Hermanas y Hermanos en el Señor:

Hace más de 18 años, los feligreses de la Arquidiócesis de Detroit respondieron al llamado a establecer una dotación perpetua para la Arquidiócesis que produjera ingresos. La campaña de recaudación de fondos Administradores para el Mañana, lanzada en 1993, estableció la Fundación para Dotaciones de la Arquidiócesis de Detroit. El ingreso obtenido de la inversión de la dotación ofrece un importante apoyo económico anual para los estudiantes de las escuelas católicas, los seminaristas, los estudiantes del ministerio laico, los sacerdotes retirados, y otros.

Administradores para el Mañana, que concluyó en 1995, fue un gran éxito. Los feligreses contribuyeron más de $84.5 millones. A través de la fórmula de la campaña, las parroquias pudieron retener $19.3 millones del total recaudado, y el fondo arquidiocesano de la dotación se estableció con $65.2 millones en contribuciones a la campaña.

Hasta el 30 de junio de 2010, la fundación había distribuido más de $55 millones para miles de becas escolares a estudiantes de las escuelas católicas en los grados de K-12; apoyar el Seminario Mayor del Sagrado Corazón; ofrecer ayuda económica para la educación de los instructores de la catequesis; para el ingreso adicional de los sacerdotes retirados; y apoyar a los seminaristas y a otras organizaciones católicas. Hasta junio de 2010, el valor total de activos de la dotación era de $71.4 millones, de los cuales $19.6 millones se encuentran en las cuentas de dotación de las parroquias.

Administradores para el Mañanay la dotación se encuentran entre los capítulos más brillantes de nuestros 300 años de historia arquidiocesana, y sirven como ejemplos recientes de una planificación sólida y una buena corresponsabilidad.

A través del sureste de Michigan, los católicos continúan beneficiándose de la visión, la generosidad y la administración profesional que hicieron posible estos edificantes resultados.

Sinceramente suyo en Cristo,

Reverendísimo Allen H. Vigneron
Arzobispo de Detroit