Tiempo de Oración por un Nuevo Pentecostés

Carta del Arzobispo

Read in: English | Po polsku


Queridos hermanos y hermanas en Cristo,

“Renueva tus maravillas en nuestra era como si fuera un nuevo Pentecostés y concede que tu Santa Iglesia, orando perseverante e insistentemente con un solo corazón y mente, junto con María, Madre de Jesús, y guiados por San Pedro; promueva el reinado del Divino Salvador, el reino de la verdad y de la justicia, el reino del amor y de la  paz. Amén”.

En diciembre de 1961 el beato Juan XXIII incluyó esta oración en su anuncio del Concilio Vaticano II. Este llamado a la oración por un nuevo Pentecostés sigue resonando a través de la Iglesia, incluso hasta nuestros días. En este mismo espíritu de fe en el poder del Evangelio de Jesús, estoy llamando a la Iglesia de Detroit a una temporada de oración para que surja en nuestra Arquidiócesis un nuevo Pentecostés. Invito a todos los fieles a un año de oración para un nuevo Pentecostés comenzando el día 5 de marzo de 2014 que es Miércoles de Ceniza, y concluyendo el día 5 de abril de 2015 que es Domingo de Pascua.

Durante los últimos cinco años, hemos centrado nuestros esfuerzos combinados en fortalecer tanto las parroquias como la organización de la Arquidiócesis a través de los programas “Juntos en la Fe II” y “Cambiando Vidas Juntos”. Las siete prioridades de la misión identificadas en el programa “Juntos en la Fe II” (1. Evangelización y catequesis; 2. Servicio cristiano y divulgación; 3. Jóvenes y adultos jóvenes, 4. Liderazgo laico, 5. Administración y cuidado de los recursos; 6. Escuelas católicas y 7. Vocaciones) nos proporcionan el tipo de claridad que guiará nuestro ministerio pastoral en los años venideros. Podrían llamar a estos últimos cinco años, un tiempo de preparación práctica para la misión. El año de oración por un nuevo Pentecostés tiene como objetivo prepararnos espiritualmente para participar de manera más efectiva en la primera de las siete prioridades de la misión, es decir, la Evangelización.

Por supuesto, el llamado a la Evangelización también exige una considerable formación pastoral y espiritual. Afectará la forma en que nos involucramos en la vida y el ministerio pastorales. La Evangelización es también algo con lo que muchos de nosotros no estamos familiarizados y es probable que hasta le tengamos un poco de miedo, ya que exige una reconsideración de quién es Jesús en nuestras vidas y una nueva apertura para compartir esa experiencia con otros. Como Arquidiócesis, necesitamos algún tiempo para aprender sobre la evangelización y para permitir que el Espíritu Santo desarrolle en nosotros tanto la actitud como los medios por los cuales podamos abrazar fructíferamente este llamado. Para ello, pienso convocar un Sínodo Arquidiocesano en Evangelización, que se celebrará en algún momento en el otoño de 2016. Pero antes de que comencemos a ocuparnos con eso, tenemos que orar.

El año de oración por un nuevo Pentecostés comenzará con la distribución de una sencilla tarjeta de oración, la cual invito a cada uno de ustedes a utilizar en su oración diaria. Podría usted incluso darle una a un miembro de su familia o a un vecino, e invitarlos a unirse a esta oración. Recursos adicionales para el uso individual y parroquial se desarrollarán y distribuirán conforme avance el año.

En este año de oración les pido que oren cada uno de ustedes a nuestro Padre celestial, para que juntos abramos paso para que el Espíritu Santo despierte los corazones de los católicos y encuentren de nuevo a Jesús; para que crezcamos diariamente como sus discípulos; y para que aprendamos a dar testimonio del poder de Su misericordia y amor.

Sinceramente suyo en Cristo,

Reverendísimo Allen H. Vigneron
Arzobispo de Detroit