Español

Un mensaje del Arzobispo Allen H. Vigneron

Archbishop Vigneron

Me alienta como los fieles de la arquidiócesis acogen el espíritu de hacer llegar el Evangelio. A través de nuestro Llamado al Servicio Católico anual, hemos abierto puertas para encontrar a Jesús, así como también para crecer con Él. Este año, nuestro tema nos alienta para que seamos testigos de Cristo a través de los ministerios, programas y servicios que el CSA financia.

Vivir plenamente como un discípulo de Jesucristo requiere seguir Su mandato de hacer discípulos — Abriendo Puertas para Ser Testigos de Cristo ante los demás. Logramos esto cuando permitimos que Su Buena Nueva inspire palabras y hechos alegres todos los días. A medida que nos convertimos en testigos conscientes de la misericordia eterna de Dios, hacemos llegar el Evangelio a todos los que nos encontramos en el camino.

Cada año cuando apoyamos el CSA, renovamos esta oportunidad para ser testigos de Jesús. El CSA alimenta el motor de la misión del Evangelio de nuestra arquidiócesis. Apoyar nuestro llamado anual nos une como una comunidad de fe en todas las buenas obras que podemos brindar juntos. El espíritu de unirnos para ser testigos de Cristo y llevar a cabo estas obras de misericordia es lo que el Papa Francisco visualizó cuando nos alentó para convertirnos en una “banda de alegres” discípulos misioneros.

Al considerar en oración tu compromiso con el CSA 2019, por favor dedica un momento para reflexionar sobre las muchas maneras en que tus hermanos pueden ser testigos de Cristo gracias a las tantas puertas que hemos abierto por medio del CSA. Estoy seguro que te sentirás inspirado para que una vez más hagas una donación generosa.

 

Reverendísimo Allen H. Vigneron

Arzobispo de Detroit