Sharing the Light

Compartiendo la Luz 2013

Preguntas y Respuestas

Preguntas y Respuestas

  1. ¿Cuál es la situación financiera actual de la Arquidiócesis de Detroit?
  2. ¿Cómo mejoró la Arquidiócesis su situación financiera?
  3. ¿Cómo manejó la Arquidiócesis la deuda restante de su inversión en el Centro Cultural Papa Juan Pablo II en Washington, DC?
  4. ¿Cómo está afectando la campaña “Cambiando Vidas Juntos” a las finanzas de la Arquidiócesis?
  5. ¿Cuánto debe la Arquidiócesis a entidades externas?
  6. ¿Cuáles son las cuentas de inversiones de la Arquidiócesis y cuál ha sido su rendimiento?
  7. ¿Dónde ha invertido estos fondos la Arquidiócesis?
  8. ¿Quién administra los activos financieros y las operaciones de la Arquidiócesis?
  9. ¿Qué medidas se han tomado para prevenir que se repitan los problemas financieros?

1. ¿Cuál es la situación financiera actual de la Arquidiócesis de Detroit?

La Arquidiócesis comenzó el año fiscal en curso (del 1 de julio de 2012 al 30 de junio de 2013) con un presupuesto equilibrado y está superando las expectativas establecidas. La Arquidiócesis experimentó un aumento de $1,639,696 en activos netos para el año fiscal 2011-12 que terminó el 30 de julio de 2012. Esto es el equivalente a una ganancia neta en las organizaciones con fines de lucro. La Arquidiócesis tuvo también un aumento de $1,262,470 en los activos netos para el año fiscal 2010-11. Esto revierte una serie de reducciones anuales en los activos netos de años anteriores. La disminución en este sentido es el equivalente a las pérdidas netas de las empresas con fines de lucro.

Sin embargo, en el balance general arquidiocesano para el año que terminó el 30 de junio de 2012, el déficit de los activos netos de la Arquidiócesis es $50,435,640. Esto es el equivalente a un déficit retenido o a resultados de ganancias negativas retenidas en una corporación con fines de lucro. Este déficit acumulado del activo neto se reduce cuando la Arquidiócesis aumenta sus activos netos, como se logró en cada uno de los dos últimos años fiscales. Al continuar con las tendencias operacionales de los dos últimos años fiscales, la Arquidiócesis tiene la intención de eliminar gradualmente el déficit neto de los activos.

Si bien se han logrado progresos sustanciales, especialmente el logro de un presupuesto operativo equilibrado en la Arquidiócesis, será cuestión de años antes de que el Programa de Depósitos para Préstamos recupere completamente la estabilidad financiera. Los servicios centrales de la Arquidiócesis deben seguir controlando los gastos, determinando la razón de ser y la sostenibilidad de cada subsidio financiero arquidiocesano, y asegurarse de tener suficientes reservas de efectivo.

Estos resultados reflejan los servicios centrales, las operaciones relacionadas y los rendimientos de las inversiones de la Arquidiócesis, pero no incluyen el aumento adicional en los activos netos durante los dos años fiscales a partir de la iniciativa de administración de capital “Cambiando Vidas Juntos” cuyo énfasis es mejorar la salud financiera de las parroquias. Asimismo, no se incluyen los resultados positivos generados por las inversiones del fondo de donaciones y el fondo de pensiones de los sacerdotes, que son fondos incorporados por separado.

Los informes financieros anuales auditados de la Arquidiócesis se publican en el sitio web Arquidiocesano.

2. ¿Cómo mejoró la Arquidiócesis su situación financiera?

En los últimos años, la Arquidiócesis implementó varias medidas para controlar el gasto de los servicios centrales, conservar el efectivo y operar con un presupuesto equilibrado:

  • En octubre de 2011, la Arquidiócesis vendió a los Caballeros de Colón su interés financiero  del edificio y el terreno en donde se encuentra el Centro Cultural Papa Juan Pablo II en Washington, DC. La Arquidiócesis recibió aproximadamente $20 millones por la venta, recuperando parte de su inversión en las instalaciones, terminando con los desembolsos mensuales de alrededor de $65,000 para preservar el valor de la construcción y de los jardines del Centro Cultural y el pago de una de las dos deudas a entidades externas.
  • Se terminaron los subsidios Arquidiocesanos al Centro de Retiros San Juan en el municipio de Plymouth y las operaciones del centro de retiro se suspendieron en noviembre de 2009, lo que ahorró a la Arquidiócesis aproximadamente $1 millón en subsidios anuales. Una firma del sector privado, en Troy, Michigan: Servicios de Inversión Hotelera; sigue operando exitosamente el hotel, el centro de conferencias y el campo de golf de San Juan, generando ingresos suficientes para cumplir con los gastos de las operaciones, el mantenimiento y los gastos de capital del complejo.
  • Los servicios centrales de la Arquidiócesis revirtieron su disminución en sus activos netos de aproximadamente $28 millones en el año fiscal 2008-09 y $22 millones en 2009-10 hasta lograr aumentos modestos netos de $1.3 millones en 2010-11 y $ 1.6 millones en 2011-12. Estas reducciones del déficit se lograron principalmente a través de medidas de control de costos, incluyendo reducciones de personal, control de los gastos, recortes de programas de servicio y la reducción de los subsidios arquidiocesanos. Las reformas de las prácticas en la otorgación de préstamos y ajustes en las tasas de interés han ayudado a estabilizar el Programa de Depósitos para Préstamos.

3. ¿Cómo manejó la Arquidiócesis la deuda restante de su inversión en el Centro Cultural Papa Juan Pablo II en Washington, DC?

La Arquidiócesis utilizó alrededor de $20 millones que recibió de la venta de su interés en el Centro Cultural para pagar $19 millones que se debían de un préstamo a plazos con Irish Allied Bank, que apoyaba las operaciones de la Arquidiócesis y el Centro Cultural. Eso dejó cerca de $34 millones en inversiones  Arquidiocesanas en el antes Centro Cultural, una cantidad previamente incluida en una asignación de $78 millones para cuentas de cobro dudoso en el Programa de Depósitos para Préstamos de la Arquidiócesis (año fiscal 2010-2011). La asignación para cuentas de cobro dudoso en el año fiscal que terminó el 30 de junio del 2012 se redujo en una cantidad proporcional para reflejar la pérdida de los fondos que no se recuperaron de la inversión en el Centro Cultural.

4. ¿Cómo está afectando la campaña “Cambiando Vidas Juntos” a las finanzas de la Arquidiócesis?

El objetivo principal de la iniciativa de administración de capital “Cambiando Vidas Juntos” es fortalecer a las parroquias. Tener parroquias sólidas en la vida sacramental y ministerial, así como una buena salud financiera, son la base para tener  una Arquidiócesis de Detroit sólida, tanto espiritual como fiscalmente. Un mínimo del 70 por ciento de los fondos recaudados a través de la campaña en cada parroquia se queda allí mismo para cumplir con las  prioridades determinadas por ésta. Algunas parroquias están reduciendo su deuda con el Programa de Depósitos para Préstamos de la Arquidiócesis a través de la campaña. Otras están aumentando sus ahorros para el Programa de Depósitos para Préstamos. Ambos tienen un efecto beneficioso sobre las finanzas de la parroquia.

El otro 30 por ciento de los donativos de la campaña se destinan a determinadas prioridades a nivel de toda la Arquidiócesis, establecidas por el Arzobispo Vigneron, incluyendo: aumentar los fondos para asistencia de matrícula en las escuelas católicas, proporcionar más apoyo financiero para la formación de los sacerdotes y desarrollar el liderazgo laico,  y asignar hasta $4 millones para crear un fondo para apoyar  los ministerios de la Iglesia en la ciudad de Detroit más allá de los recursos que tengan las parroquias de la ciudad para mantenerlos. Los gastos de la campaña también se pagan con esta cuota del 30 por ciento de participación de los ingresos de la misma.

La campaña está en marcha, con más de $79 millones en contribuciones, para llegar a una meta de $135 millones. Hasta el 31 de diciembre de 2012, se habían recibido más de $32 millones en contribuciones para la campaña.

5. ¿Cuánto debe la Arquidiócesis a entidades externas?

En 2011, la Arquidiócesis tenía dos grandes deudas con entidades externas. Con el producto de la venta del Centro Cultural Papa Juan Pablo II, en 2012 la Arquidiócesis eliminó una de esas deudas, repagando un préstamo bancario de $19 millones.

En diciembre de 2011, la Arquidiócesis refinanció una emisión de bonos municipales para el proyecto Escuelas Visión 2000 en Pontiac que inicialmente fue de $22.1 millones y se había pagado hasta llegar a aproximadamente $10.4 millones. Al reestructurar estos bonos y volver a emitirlos, la Arquidiócesis eliminó su dependencia en una carta de crédito del banco, sustituyó una tasa de interés variable por una de interés fijo y volvió a emitir los bonos con un plazo similar (el período de tiempo para pagarle a los tenedores de bonos).

Al refinanciar los bonos, la Arquidiócesis utilizó $3.4 millones de capital de los bonos y añadió $500,000 por los cargos de reemisión al nuevo bono. Las parroquias y las escuelas del área de Pontiac que se han beneficiado de la emisión de bonos, han pagado aproximadamente $9.8 millones en la emisión de bonos originales y continuarán pagando el balance adeudado que ahora es de aproximadamente $11.6 millones. De ese balance, $1.2 millones, proporcionados por la Arquidiócesis, se encuentran retenidos en una cuenta de reserva de ahorros por el administrador de los bonos. La Arquidiócesis ha pagado $1.7 millones para cumplir con las obligaciones de los bonos de Pontiac desde la emisión original de los bonos hace más de diez años.

6. ¿Cuáles son las cuentas de inversiones de la Arquidiócesis y cuál ha sido su rendimiento?

La Arquidiócesis cuenta con tres fondos independientes invertidos en los mercados financieros para generar ingresos de acuerdo con las metas y objetivos de cada fondo. Las ganancias de estas inversiones son para los fines específicos establecidos para cada fondo. Las ganancias de las inversiones de cada fondo están separadas y no se mezclan entre sí.

La campaña de Administradores para el Mañana en la década de 1990 recaudó más de $84 millones y estableció el Fondo de Donaciones de la Arquidiócesis de Detroit. De 1995 al 30 de junio de 2012, el fondo arquidiocesano de donaciones ha distribuido más de $59 millones en: becas de colegiatura para los estudiantes de kínder a doceavo grado en las escuelas católicas, apoyo al Seminario Mayor del Sagrado Corazón, ayuda financiera para los instructores de catequesis, apoyo suplementario para los sacerdotes jubilados y apoyo para otras organizaciones católicas. Los católicos en el sureste de Michigan continúan beneficiándose de este dinero, que distribuye anualmente fondos bajo la supervisión de una junta designada por el Arzobispo Vigneron.

Cuenta de inversiones Balance al 30 de junio de 2009 Balance al 30 de junio de 2010 Balance al 30 de junio de 2011 Balance al 30 de junio de 2012 Balance al 31 de diciembre de 2012
Fondo de Donaciones $64.3 millones $69.4 millones $82.4 millones $81.3 millones $84.7 millones
Cuentas de la Parroquia $17.2 millones $19.6 millones $23.8 millones $25.8 millones $27.5 millones

Para cubrir los gastos durante sus años de jubilación, los sacerdotes de la Arquidiócesis de Detroit participan en el Plan de Pensiones para los Sacerdotes, un programa de prestaciones definidas. Administrado por una junta compuesta de sacerdotes elegidos por sus hermanos sacerdotes, así como por laicos y clérigos nombrados por el Arzobispo Vigneron, este programa, administrado separadamente, recibe su financiamiento de las valuaciones anuales de la parroquia y en la actualidad beneficia a aproximadamente 140 sacerdotes diocesanos jubilados. Las prestaciones del plan incluyen un pago mensual de $1,500 dólares en efectivo, así como seguro médico y dental, costos de Medicare parte B, seguro de auto y un reembolso por los gastos de educación.

Cuenta de inversiones Balance al 30 de junio de 2009 Balance al 30 de junio de 2010 Balance al 30 de junio de 2011 Balance al 30 de junio de 2012 Balance al 31 de diciembre de 2012
Fondo de pensiones de los sacerdotes $36.2 millones $40.2 millones $46.9 millones $81.3 millones $48.5 millones

El fondo general representa activos a largo plazo invertidos para los servicios centrales de la Arquidiócesis. El fondo general se complementa con las reservas de efectivo en cuentas de bancos comerciales, principalmente a nombre de las parroquias y escuelas.

Cuenta de inversiones Balance al 30 de junio de 2009 Balance al 30 de junio de 2010 Balance al 30 de junio de 2011 Balance al 30 de junio de 2012 Balance al 31 de diciembre de 2012
Fondo general $20.3 millones $21.5 millones $27.7 millones $30.4 millones $34.5 millones

7. ¿Dónde ha invertido estos fondos la Arquidiócesis?

Las inversiones arquidiocesanas están en diversas carteras de inversiones nacionales e internacionales, ingresos fijos e inversiones alternativas, como los fondos mutuos ligados a los índices de la bolsa como el promedio industrial Dow Jones y el índice Nasdaq Composite. La empresa del sector privado, CapTrust, asesora al consejo de finanzas de la Arquidiócesis en estas inversiones

8. ¿Quién administra los activos financieros y las operaciones de la Arquidiócesis?

El Arzobispo Vigneron es en última instancia el responsable de la administración general de la propiedad y los activos financieros de la Arquidiócesis. La administración diaria de las operaciones financieras y las inversiones arquidiocesanas son responsabilidad del personal de los servicios centrales, específicamente del Departamento de Finanzas y Administración, el cual reporta al moderador de la Curia. En el sector privado, el moderador de la Curia tiene responsabilidades similares a un director de operaciones y reporta al Arzobispo.

El Consejo Arquidiocesano de Finanzas, un comité de nueve miembros, integrado por clérigos y laicos con conocimientos en operaciones, finanzas, banca, auditoría, inversiones y otras áreas, provee supervisión y asesoramiento al Arzobispo Vigneron en todos los asuntos financieros. El Colegio de Consultores arquidiocesano, el cual es el consejo de sacerdotes asesores del Arzobispo, también provee información sobre asuntos administrativos y financieros.

Plante & Moran, PLLC anualmente audita los estados financieros de determinados fondos de la Arquidiócesis, incluyendo las operaciones de sus servicios centrales, los fondos designados, las propiedades, el Programa de Depósitos para Préstamos y las colectas de la Arquidiócesis. La Arquidiócesis ha recibido continuamente opiniones de auditorías sin salvedades (también conocidas como “satisfactorias”) de Plante & Moran. Los informes anuales son publicados en la página web de la Arquidiócesis.

9.¿Qué medidas se han tomado para prevenir que se repitan los problemas financieros?

Con base en las recomendaciones de los dos grupos de trabajo nombrados en el año 2009 por el Arzobispo Vigneron, se han hecho mejoras importantes en la vigilancia y el control de las finanzas y las operaciones de la Arquidiócesis. El Arzobispo Vigneron ha implementado políticas y procedimientos con  respecto a la administración de los fondos para las operaciones, los fondos de donaciones y otras cuentas de la Arquidiócesis. Estas reformas, que incluyen la consulta y el consentimiento en algunos asuntos financieros, superan los estándares exigidos por los estatutos bajo la ley canónica, así como los establecidos por la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos en las áreas de las responsabilidades financieras diocesanas. Las reformas en la Arquidiócesis de Detroit incluyen:

  • Un sistema de información mejorado en los niveles de la Arquidiócesis  y parroquial, que proporciona información financiera más oportuna y detallada
  • Personal arquidiocesano de finanzas y administración mejor preparado, con un énfasis significativo en la transparencia y la exactitud. Los cambios incluyen un mayor énfasis en los controles internos, tales como la separación de las funciones del contralor y el tesorero para proveer controles y equilibrios definidos

El manejo de la administración financiera se ha fortalecido mediante la reorganización de las operaciones financieras de la Arquidiócesis y el Consejo de Finanzas arquidiocesano. El nivel de participación del Consejo de Finanzas en los asuntos fiscales de la Arquidiócesis se ha incrementado de manera significativa. El Consejo de Finanzas está trabajando en estrecha colaboración con el Arzobispo, el moderador de la Curia y el Colegio de Consultores para proporcionar una mayor supervisión y orientación al Arzobispo con respecto a los asuntos financieros de la Arquidiócesis.

El Arzobispo Vigneron continúa implementando otras recomendaciones de los grupos de trabajo del 2009, incluyendo medidas de austeridad y otros esfuerzos para lograr presupuestos anuales equilibrados en forma permanente.